1152
Vistas

Una bendición acumulada egoístamente jamás se disfruta tanto como una bendición compartida.

2 Corintios 9.6-15

Las bendiciones que Dios nos da no son para que se queden con nosotros. Su deseo es que lleguen también a los demás. Este principio se aplica a todo en nuestra vida, incluyendo las finanzas. ¿Sabía usted que Dios tiene planes para su dinero? Nosotros queremos saber, por lo general, cuál es la voluntad de Dios para nuestra vida, pero muchas veces no le consultamos acerca de nuestro dinero.

El Señor, por su misericordia, nos da ingresos para que podamos satisfacer nuestras necesidades y aun nuestros deseos. Pero también quiere que usemos nuestro dinero para llevar a cabo sus planes. Y uno de sus objetivos es que compartamos nuestros recursos con otros. Si nos proponemos en nuestro corazón a participar en sus planes, Él se compromete a darnos todo lo que necesitamos para vivir y para dar.

Veamos su fantástica promesa en 2 Corintios 9.8: “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra” (cursivas añadidas). ¡Este es un versículo del que podemos apropiarnos! Compartir nuestras bendiciones con los demás nunca nos llevará a la pobreza. El Señor promete aumentar la cosecha de nuestra justicia, y enriquecernos en respuesta a nuestra generosidad.

Una bendición acumulada egoístamente jamás se disfruta tanto como una bendición compartida. Usar lo que usted tiene para ayudar a alguien necesitado, glorifica a Dios al mostrar la gracia de Él actuando en su vida. No permita que la generosa provisión del Señor se quede solo con usted. Pásela a otros, y descubra el gozo de tener un ciclo interminable de bendiciones.

Devocional original de Ministerios En Contacto

Bendecidos para bendecir

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-