Vistas

Los hijos necesitan entender que la oración no es una lista de peticiones, sino una conversación que crea una relación con el Señor.

Lucas 11.1-4

Por las necesidades apremiantes y sus agendas llenas, los padres a veces descuidan enseñar lecciones espirituales importantes a sus hijos. Puede ser tentador dar por sentado que nuestros hijos aprenderán en la escuela dominical a orar y a leer la Biblia. Pero la verdad es que Dios nos ha dado a los padres la tarea de capacitar a nuestros hijos en los asuntos espirituales.

Después de escuchar a Jesús orar, sus discípulos reconocieron que tenían mucho que aprender, y le pidieron que les enseñara a orar. Nosotros, igualmente, podemos motivar a nuestros hijos y ayudarles a cultivar una vida de oración que les acompañará siempre. No es suficiente decirles que oren; necesitan ver nuestro ejemplo. Debemos estar dispuestos a permitirles que nos vean y escuchen mientras hablamos con nuestro Padre celestial.

Cuando traemos nuestras preocupaciones al Señor como familia, nuestros hijos aprenden que Dios responde a la oración. Él es nuestro sustentador, protector y guía. Ver cómo el Señor responde a nuestras peticiones motivará a nuestros hijos a llevar todas sus preocupaciones a Él.

Los hijos necesitan entender que la oración no es una lista de peticiones, sino una conversación que crea una relación con el Señor. Si ellos nos escuchan alabando y exaltando a Dios, entenderán que la oración debe centrarse en Él, y no en nosotros. Y cuando nos vean leyendo la Biblia y dejando que ella guíe nuestras peticiones al Señor, aprenderán a orar de acuerdo con la voluntad de Dios.

Ya sea que usted tenga o no hijos, acuda a la Biblia para aprender del Padre celestial cómo orar.

Devocional original de Ministerios En Contacto

Enseñemos a nuestros hijos a orar

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-