1475
Vistas

I Timoteo 5:23

¡Doc, bebo mucha agua, pero la sed no se me quita!

Son los comentarios que a menudo oigo en mi consultorio y a la verdad que es impactante mi respuesta cuando el paciente oye: “Estás deshidratado”.

El agua es vida, y a la verdad que no podemos existir sin ella. ¿Pero puede este elemento adulterado aunque no tenga patógenos hacernos daño? La respuesta es “Sí”. Esta maravillosa molécula es la encargada de permitir que se realicen millones de reacciones metabólicas en nuestras células y tejidos, pero últimamente ya no la estamos ingiriendo en su composición natural, ¿cómo?.., ¡así como lo oyes! Pues en el proceso de potabilizar este elemento, los métodos utilizados los cuales son los más económicos, la privan de sus minerales básicos (cloro, sodio, potasio, magnesio etc.) que vienen en forma natural cuando la ingerimos de fuentes como los manantiales u otras compañías que las puedan enriquecer con esos minerales.

Las personas que realizan ejercicios, que es donde más se usa este elemento, NO DEBEN INGERIR AGUA SIN MINERALES entre una sesión deportiva (durante el día) y otra, pues caerán poco a poco en lo que se llama: deshidratación HIPOTÓNICA, cuyo síntoma principal es la sed aún tomando agua, retención de líquidos y fatiga, por falta de electrolitos. También ocurre que las toxinas no salen pues no se cumple el efecto de atracción de carga eléctrica de los electrolitos frente a las toxinas y por tanto el riñón no la puede eliminar, produciendo edemas “abofamiento” y estancamiento en la pérdida de peso.

Para terminar te daré un dato curioso del Génesis que dice: “… y el Espíritu Dios se movía sobre la faz de las aguas” te pregunto: ¿qué fue primero el agua o la luz ?

Dr. Ben
Benjamin Payano

1475

No bebas ya agua sola

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-