95
Vistas

Podemos estar seguros de que el silencio de Dios es siempre para nuestro bien.

Job 34.29

La Biblia habla de las veces que Dios decidió permanecer en silencio. David clamó a Él, pero no discernió su respuesta (Sal 22.2). Job, asimismo, debió sentir que el Señor lo había abandonado. Y durante la brecha entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, Dios no tuvo ningún profeta durante 400 años.

No siempre escuchamos del Señor cuando esperamos hacerlo. A veces, estamos tan absorbidos por las cosas de este mundo que simplemente no podemos detectar su voz. También hay otras razones para su silencio. Es posible que haya decidido permanecer callado porque …

Quiere captar nuestra atención. No podemos esperar que Dios responda, simplemente porque lo hemos llamado. Tal vez nos está recordando que Él es quién manda.

Existe un pecado no confesado. Si estamos dispuestos a ocuparnos de nuestro pecado, Dios está listo para hablarnos. Seguir viviendo en el pecado indica que no estamos interesados en la voluntad de Dios para nosotros.

No estamos listos. Si estamos haciendo lo que queremos, y no estamos dispuestos a obedecer, Dios puede estar esperando que decidamos obedecerle.

Nos está enseñando a confiar en Él. Si lo que nos motiva a amar a Dios es la evidencia de que Él nos escucha, entonces nuestra relación con Él se basa en un sentimiento más que en la fe.

Nos está enseñando a distinguir su voz de otras voces. Cuando Dios habla suavemente, escuchamos con más atención, y al final reconoceremos mejor su voz.

Cualquiera que sea la situación, podemos estar seguros de que el silencio de Dios es siempre para nuestro bien.

Devocional original de Ministerios En Contacto

95

¿Por qué calla Dios?

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-