Los cristianos pueden aguardar con confianza un cuerpo nuevo que nunca experimentará dolor ni muerte.

2 Corintios 5.6-10

La Biblia describe dos clases de juicios: uno para quienes no tienen una relación con Jesucristo, y otro para quienes sí la tienen. Para los creyentes, el juicio es una evaluación de la vida de la persona. Si bien eso puede sonar alarmante, podemos encontrar consuelo en estas verdades sobre nuestro juez:

SU IDENTIDAD. Según Juan 5.22, nuestro juez será Jesucristo. Podemos confiar en Aquel que dio su vida por nosotros, que nos trajo a formar parte de la familia de Dios, que habla con el Padre a nuestro favor y que intercede por nosotros.

SU CARÁCTER. La naturaleza santa de Cristo asegura que será justo. Su omnisciencia significa que no puede tomar decisiones basadas en información inadecuada o defectuosa. Y por ser perfecto, no cometerá errores ni tratará a ciertas personas de manera más favorable que a otras.

SU PROPÓSITO. Jesucristo evaluará nuestra vida de acuerdo con lo que hayamos hecho (2 Co 5.10). Pero debido a que ya llevó el castigo por nuestro pecado en la cruz, nuestro juicio tiene que ver con recompensas, no con castigo (1 P 2.24).

Los cristianos pueden aguardar con confianza un cuerpo nuevo que nunca experimentará dolor ni muerte. Además, disfrutaremos de la presencia del Señor Jesús para siempre (Sal 16.11; Jn 14.3). No tenemos que temer al juicio, porque podemos confiar en nuestro juez y sus designios.

Devocional original de Ministerios En Contacto

121

Confianza en cuanto al juicio

| Blog |
Enlace
About The Author
-