¿Mi petición es contraria a la Palabra de Dios?

Hebreos 6.11, 12

El Padre celestial ha hecho muchas promesas en la Biblia, porque le encanta bendecir a sus hijos. Pero eso no significa que esas bendiciones sean nuestras de manera automática. ¿Cómo podemos recordar sus promesas y orar con fe? Para verificar la validez de las necesidades que traemos al Señor, aquí hay varias preguntas que debemos hacernos:

• Cuando le pido a Dios que cumpla alguna de sus promesas, ¿lo hago con espíritu de sumisión?
• ¿Puede Dios responder mi petición sin interferir con su voluntad en cuanto a la vida de otra persona?
• ¿El Espíritu Santo da testimonio a mi espíritu de que a Dios le agrada mi petición?
• ¿Será honrado Dios al satisfacer esa promesa?
• ¿Mi petición es contraria a la Palabra de Dios?
• Si el Señor concede esa promesa, ¿servirá para favorecer mi crecimiento espiritual?

Una vez que hayamos respondido estas preguntas, heredar las promesas de Dios dependerá de tres cosas: primero, necesitamos pedir con fe, pues nuestro Padre celestial quiere premiar a quienes confían en Él (Gn 15.6; He 11.6); segundo, debemos ser obedientes a la voluntad del Señor; y tercero, necesitamos paciencia para esperar su tiempo perfecto. Las promesas de Dios bien valen la espera.

Devocional original de Ministerios En Contacto

174

Para heredar las promesas de Dios

Enlace
About The Author
-