Nuestro ejemplo puede impactar el lugar de trabajo, la comunidad donde vivimos, el hogar o las generaciones futuras.

Daniel 1

Usted no tiene que ser alguien prominente a los ojos del mundo para ser una persona influyente. Mediante su ejemplo y su testimonio, puede ayudar a otros a entender quién es Jesucristo y en qué consiste vivir para Él.

Las Sagradas Escrituras contienen muchos ejemplos de personas piadosas que fueron influyentes en su generación. Una de ellas fue Daniel, quien tuvo una influencia piadosa no solo sobre sus amigos sino también sobre reyes. Incluso cuando era joven, estaba comprometido a obedecer la ley de Dios. En consecuencia, cuando se le ofreció comida de la mesa del rey de Babilonia, pidió comida vegetariana para cumplir con las restricciones dietéticas judías. Su compromiso con el Señor era más importante que el temor a las represalias por rechazar la provisión del rey. Y Dios protegió a Daniel dándole el favor de su supervisor.

Aunque la mayoría de nosotros no tendremos la oportunidad de influir en líderes mundiales, nuestro ejemplo puede impactar el lugar de trabajo, la comunidad donde vivimos, el hogar o las generaciones futuras. Como sucedió con Daniel, un ejemplo piadoso se fundamenta en la obediencia a la Palabra de Dios, pues ella es la fuente de sabiduría. En un mundo sacudido por la agitación, el temor y la incertidumbre, nuestra confianza en el Señor llama la atención e influye en quienes nos rodean.

Devocional original de Ministerios En Contacto

6

Para tener una influencia piadosa

| Blog |
Enlace
About The Author
-