Dios tomó forma humana, fue desfigurado en la crucifixión, sufrió el castigo que nosotros merecíamos por el pecado, y volverá un día para reinar en este mundo.

1 Pedro 1.10-12

Las profecías sobre Jesucristo abundan en el Antiguo Testamento. No obstante, los hombres a quienes Dios inspiró para escribirlas no entendieron por completo lo que estaban escribiendo. Para los profetas, que no podían ver cómo se desarrollarían los acontecimientos futuros con el tiempo, algunos de estos pasajes deben haberles parecido imposibles de reconciliar con otros. Para Isaías, las siguientes predicciones deben haber sido confusas:

EL MESÍAS SERÍA UN HOMBRE NACIDO DE MUJER, pero también es eterno (Is 9.6).

EL MESÍAS SERÍA PROSPERADO, ENGRANDECIDO Y EXALTADO, pero también desfigurado más que cualquier hombre (Is 52.13, 14).

EL MESÍAS SERÍA UN SIERVO QUE SUFRIRÍA, pero también un rey poderoso que se sentaría en el trono de David (Is 53.1-12; Is 9.7).

Hoy, estas profecías tienen sentido porque sabemos por el Nuevo Testamento que el Hijo eterno de Dios tomó forma humana, fue desfigurado en la crucifixión, sufrió el castigo que nosotros merecíamos por el pecado, y volverá un día para reinar en este mundo.

Puede haber ocasiones en que nosotros, como los profetas, no entendamos lo que significan algunos pasajes de las Sagradas Escrituras. Pero en su tiempo perfecto, Dios revelará lo que quiere que sepamos.
Mientras tanto, nuestra tarea es tener fe.

Devocional original de Ministerios En Contacto

64

Profecías en cuanto a Jesucristo

| Blog |
Enlace
About The Author
-