¿Qué podrían tener en común las estrellas y el arco iris con la sal?

Dios pactó con su pueblo de muchas maneras inusuales: con estrellas (Gn 15.5), con arco iris (Gn 9.13-16) e incluso con sal; dichos pactos se mencionan varias veces en el Antiguo Testamento (Lv 2.13; Nm 18.19; 2 Cr 13.5). Por definición, un pacto es un acuerdo o promesa formal y vinculante. Este tipo de compromiso requiere la confianza mutua en la cual la otra parte acatará los términos.

Debido a que la sal mantiene su sabor durante mucho tiempo, se convirtió en un símbolo de resistencia en el mundo antiguo. Y así, la sustancia se usó para sellar un acuerdo entre dos partes, para establecer confianza y garantizar que la promesa perduraría por encima de todo. También a nosotros se nos pide que hagamos un compromiso duradero con el Señor: profesar nuestra fe, orar sin cesar y acercarnos a Él.

PIENSE EN ESTO

• Tome unos minutos para leer Génesis 9 y 15. ¿Qué podrían tener en común las estrellas y el arco iris con la sal?

• ¿Cuál es la “sal” en nuestro compromiso con Dios? ¿Cómo demostramos nuestra lealtad en el presente?

Devocional original de Ministerios En Contacto

86

Un pacto de sal

| Blog |
Enlace
About The Author
-