Cantar alabanzas a Dios es solo un aspecto de lo que significa adorar: incluye mucho más, y no se limita al domingo por la mañana en el recinto de una iglesia.

Romanos 11.33—12.8

Para muchos cristianos, la palabra adoración es sinónimo de la música que cantamos en la iglesia. A menudo, esto está implícito cuando los directores de alabanza le dicen a la congregación: “Pongámonos de pie y adoremos”. Pero cantar alabanzas a Dios es solo un aspecto de lo que significa adorar: incluye mucho más, y no se limita al domingo por la mañana en el recinto de una iglesia. Cuando la mujer samaritana le habló al Señor acerca de esto, Él le dijo que llegaría la hora en que el lugar no sería importante. Ese día, la adoración se haría en espíritu y en verdad (Juan 4.20-24), como parte integral de todo en nuestra vida cotidiana. Consideremos las maneras de adorar a Dios:

Con nuestras palabras (Romanos 11.33-36). Luego de explicar acerca de la doctrina a la iglesia en Roma, el apóstol Pablo alabó al Señor. En la medida en que nuestra mente esté llena de las verdades de Dios, nuestra adoración se desbordará en oración y cánticos de alabanza y reverencia.

Con vidas entregadas (Romanos 12.1, 2). En vez de adorar con sacrificios de animales, nos ofrecemos al Señor por medio de una vida de santidad y obediencia. Esto es posible gracias a que la verdad de Dios renueva nuestra mente y transforma nuestra vida.

Con el servicio a los demás (Romanos 12.3-8). Todo lo que hagamos puede ser un acto de adoración mientras lo hagamos como para el Señor. Por su gracia, nos ha dado dones espirituales que nos permiten servirnos unos a otros.

Piense en sus decisiones, acciones y palabras, tanto hacia Dios como hacia los demás. ¿Cómo pueden ser transformadas en adoración?

Devocional original de Ministerios En Contacto

329

La adoración de toda la vida

Enlace
About The Author
-