¡Gracias por tu ofrenda!

Para que la Palabra de Dios se cumpla en nuestras vidas, necesitamos creerla y confesarla. Es por eso que en esta Maratónica te queremos obsequiar una serie de declaraciones para diferentes áreas de tu vida. Declara la Palabra en tus hijos, sobre tus finanzas, sobre tu cónyuge, sobre tu fe y mucho más… Empieza a poner la Palabra de Dios en tu boca.

¡Tu Palabra en mí!