Cuando decidimos confiar en Dios, la incertidumbre no puede reducir nuestra fe.

Mateo 21.20-22

A medida que maduramos espiritualmente, nos arraigamos más en la confianza de que Dios es fiel. Pero, a veces, la duda debilitará nuestra fe. Para no retroceder, tenemos que actuar con decisión para reducir los temores. He aquí tres pasos que debemos dar:

1. Recordar la fidelidad de Dios en el pasado y sus promesas. Cuando dedicamos tiempo a dar gracias a Dios por su intervención en situaciones anteriores, recordamos su amor y su provisión. Meditar en las promesas de las Sagradas Escrituras nos asegura también que Él atenderá cada necesidad. Por ejemplo, Salmo 41.12 dice que el Padre celestial está siempre presente con sus hijos, y que nos ha dado su Espíritu Santo para fortalecernos y dirigirnos
(Jn 16.13; Ef 3.16).

2. Regar la fe en crecimiento con la Palabra de Dios. Si usted pide dirección bíblica, el Señor le dirigirá a los pasajes que tienen que ver con su situación, y que le darán la ayuda emocional y espiritual que necesite. Pase tiempo meditando en esos versículos, y pensando en cómo aplicarlos a sus circunstancias.

3. Decida creer en Dios y sus promesas. El Señor ha demostrado ser fiel desde el primer momento de la creación hasta el presente. Somos sabios al poner nuestra confianza en Él.

Desarrollar una fe firme y bien arraigada, requiere que cooperemos con el Padre celestial. Nuestra naturaleza humana complica las cosas haciéndonos propensos a dudar. Pero cuando decidimos confiar en Dios, la incertidumbre no puede reducir nuestra fe.

Devocional original de Ministerios En Contacto

248

Para eliminar la duda

| Blog |
Enlace
About The Author
-