Vivimos tiempos de manifestación de la gloria de Dios. Por eso debemos estar listos y con nuestras canastas preparadas para recibir los regalos celestiales que serán derramados sobre los hijos de Dios. 695

Ver más