Demostrar fe en Dios puede parecer un asunto peligroso, pero, en realidad, es lo más seguro que usted puede hacer.

Mateo 14.22–33

¿Alguna vez se ha arriesgado por obediencia a Dios? Quizás le ha dado una tarea que le parezca demasiado difícil de cumplir. Demostrar fe en Dios puede parecer un asunto peligroso, pero, en realidad, es lo más seguro que usted puede hacer. Además, es la forma en que el Señor espera que vivan sus seguidores. ¿Puede imaginar lo que pensaron los otros discípulos cuando Pedro salió de la barca? Parecía una locura, pero Pedro confió en que el Señor evitaría que se hundiera en las aguas embravecidas.

Pedro estaba caminando bien sobre el agua, hasta que quitó sus ojos del Señor. Mientras su enfoque se mantuvo en Cristo, todo estuvo bien. Pero, cuando se dejó distraer por el temor humano, se hundió ¡literalmente! Esto pone de manifiesto un principio importante: cuando las dudas nos impiden obedecer a Dios, estamos condenados al fracaso. Pero cuando nos lanzamos por fe, Dios asume la plena responsabilidad por las consecuencias de nuestra obediencia. La historia de la caminata de Pedro sobre las aguas nos enseña tres lecciones:

 Dios nos llevará a situaciones que requerirán que caminemos por fe.
 Cristo está listo para rescatarnos cuando clamemos a Él.
 El Espíritu de Dios nunca nos dejará caer fuera de su alcance.

¿Enfrenta usted una situación que requiere plena confianza para dar un paso de obediencia? El peligro real está en la tentación a desobedecerlo. Mantenga su mirada en el Padre celestial, y Él se encargará de su seguridad.

Devocional original de Ministerios En Contacto

166

Asumir riesgos por la fe

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-