No se trata de si sentimos que somos salvos: el Espíritu de Dios da la convicción firme de que es así.

1 Juan 5.10-13

Muchas de las personas que contactan este ministerio, tienen preguntas acerca de su salvación. Les frustra sentir dudas sobre un asunto tan importante. El devocional de hoy es una evaluación de la salvación en tres partes. Si usted responde de manera afirmativa a cada pregunta, podrá tener la seguridad de que forma parte de la familia de Dios y su destino será la eternidad en presencia del Señor. Si su respuesta es negativa, sabrá exactamente de qué tema debe hablar con su pastor o con un consejero espiritual.

¿Cree en las Sagradas Escrituras? La salvación es un paso sencillo: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hch 16.31). O creemos en que Cristo murió por los pecados del mundo (incluyendo los nuestros), o no creemos (Jn 3.16).

¿Acepta el testimonio del Espíritu Santo? Toda persona que cree en Jesucristo, tiene el testimonio de la morada del Espíritu en su vida. Es decir, Él da testimonio de nuestra identidad como hijos de Dios (Ro 8.16). No se trata de si sentimos que somos salvos: el Espíritu de Dios da la convicción firme de que es así.
¿Vive como seguidor de Cristo? Quienes están en Él son una nueva creación
(2 Co 5.17). Si hemos sido transformados, habrá cambios en nuestra vida. Los verdaderos cristianos son personas que buscan las cosas de Dios, desean leer y entender la Biblia y quieren congregarse con el pueblo de Dios.

No obstante, los cristianos verdaderos también pecan. Algunos, incluso, se descarrían por un tiempo. Pero, no importa qué tan torcida sea nuestra peregrinación espiritual, el Espíritu Santo sigue convenciéndonos de pecado. Esa convicción de pecado es otra garantía de que usted se ha puesto bajo el control de Dios.

Devocional original de Ministerios En Contacto

11

La certidumbre de la salvación

Enlace
Acerca del Programa
-