Nuestros fracasos en el pasado nunca son un obstáculo para que Dios quiera o pueda usarnos.

Éxodo 3.1-22

Ayer vimos el fracaso de Moisés al tratar de liberar a su pueblo de la esclavitud en Egipto, pero hoy vemos que le fue dada una segunda oportunidad para hacer las cosas a la manera de Dios. Si podemos aprender las lecciones que aprendió Moisés en cuanto al peligro de confiar en uno mismo, y la importancia de depender del Señor, nos ahorraremos muchas dificultades.

Si decidimos someternos al plan de Dios, Él hará cosas grandiosas en y por medio de nosotros. A pesar del fracaso de Moisés, el Señor lo usó para llevar a cabo su plan divino, pero solo después de librarlo de su autosuficiencia. Observe lo que Dios logró cuando Moisés lo obedeció:

• Le mostró las grandes cosas que podía hacer por medio de una persona que depende de Él.

• Hizo más cosas en menos tiempo, y con menos recursos, sin necesidad de ninguna insurrección ni guerra prolongada.

• Demostró su superioridad en cuanto a la manera de hacer las cosas, librando a más de dos millones de personas sin la pérdida de una sola vida hebrea.

• Los esclavos se marcharon libres y con las riquezas de sus captores (Éx 3.21, 22).

• Demostró tanto a israelitas como a egipcios que solo Él es el Dios de los cielos y de la tierra.

Nuestros fracasos en el pasado nunca son un obstáculo para que Dios quiera o pueda usarnos. De hecho, nuestra debilidad es una gran oportunidad para que Él muestre su gloria.

Devocional original de Ministerios En Contacto

295

La eficacia de la voluntad de Dios

Enlace
About The Author
-