La Palabra de Dios es ancla inconmovible en las tormentas. Podemos confiar en ella porque, al igual que Dios, ¡nunca cambia!

Hebreos 6.17-20

Todos experimentamos tormentas. Ya sea que se trate de eventos meteorológicos, traumas emocionales o crisis en nuestro entorno, todos nos enfrentamos a circunstancias sobre las cuales tenemos poco control. Algunas tormentas terminan con rapidez, mientras que otras parecen interminables. Algunas tempestades causan poco daño, pero otras dejan una gran devastación a su paso.

– ¿De dónde vienen estas tormentas? A veces, las atraemos por las decisiones que tomamos, pero en otras ocasiones son causadas por las acciones de otra persona. Incluso puede ser que el diablo haya provocado algún problema para distraernos o hacernos daño. Y hay momentos en que el trabajo de Dios en nuestra vida requiere una tormenta para cumplir un propósito especial.

– ¿Por qué permite el Señor tormentas en nuestra vida? Las dificultades tienden a hacer que nos enfoquemos en Dios. O bien comenzamos a cuestionarlo, o bien le pedimos ayuda y fortaleza. Quizás quiera nuestra atención porque hay un pecado con el que tenemos que lidiar. O tal vez quiere que abandonemos algo para rendirnos a Él. Puede ser que desee conformarnos a su imagen (Ro 8.29), o equiparnos para servirle.

– ¿Cómo reaccionamos en medio de las tormentas? Cuando luchamos con Dios porque no nos gustan las dificultades por las que estamos pasando, demostramos falta de confianza en Él. En vez de tener la seguridad de que está trabajando para bendecirnos, podemos creer erróneamente que está tratando de hacernos daño. En esos momentos, conocer las Sagradas Escrituras es crucial para el creyente. La Palabra de Dios es ancla inconmovible en las tormentas. Podemos confiar en ella porque, al igual que Dios, ¡nunca cambia!

Devocional original de Ministerios En Contacto

255

Nuestra ancla en tiempos tormentosos

Enlace
Acerca del Programa
-