Con la ayuda de Dios, puede romper este ciclo y comenzar uno que beneficiará a las generaciones futuras.

Jeremías 32.17-19

Muy a menudo, cuando tratamos con personas difíciles, es fácil formarse juicios sobre ellas basándonos en sus acciones o actitudes. Pero ¿alguna vez se ha detenido a preguntarse qué ha hecho a esas personas tan desagradables o necias? Cuando la Biblia dice que Dios “castiga la maldad de los padres en sus hijos” (Jer 32.18), está hablando de ciclos generacionales de pecado. A menos que alguien en la línea familiar tome la decisión deliberada de cambiar, el comportamiento pecaminoso y disfuncional puede ser transmitido de padres a hijos por muchas generaciones.

Esto no es más que una confirmación del principio de siembra y cosecha. Transmitimos las normas de conducta y rasgos de personalidad que recibimos de nuestros padres. Si no estamos dispuestos a cambiar nuestros hábitos y actitudes pecaminosas, es muy probable que lleguen a la vida de nuestros hijos. Lo que es cierto para el pecado, también lo es para las heridas. Cuando un niño tiene moretones emocionales en el hogar, su comportamiento y carácter pueden verse afectados. Con esto en mente, piense en una persona difícil que conozca. ¿Qué heridas cree que han moldeado su vida? Un corazón compasivo tiene su origen en la voluntad de tener empatía con quienes han sido heridos. Esto no justifica el pecado de alguien, pero ayuda a abrirle nuestro corazón a la persona. ¿Qué me dice de usted? ¿Las heridas de su infancia han contribuido a lo que es hoy? ¿Cómo han afectado su vida? Si no ha lidiado con ellas, es posible que le transmita heridas similares a sus hijos. Pero con la ayuda de Dios, puede romper este ciclo y comenzar uno que beneficiará a las generaciones futuras.

Devocional original de Ministerios En Contacto

1240

Padres heridos, hijos heridos

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-