La sed espiritual es una insatisfacción interior. El Señor llama a los sedientos a buscarlo, nos invita a estar con Él. Bebamos de la fuente que es Cristo. 310

Ver más