Aunque el Señor permite, a veces, tormentas en forma de problemas y dificultades, su propósito nunca es hacernos daño. Salmo 119.71 Tal vez usted ha visto un programa de televisión en el que una persona distraída está a punto de ponerse al frente de un vehículo en marcha. De repente, otra persona corre hacia ella, […]

Leer más