El Padre celestial quiso asegurarse de que la humanidad pudiera conocerle de manera personal, y por eso envió a Cristo.

Romanos 1.18-21

Observe los delicados nervios de la hoja de un roble, y verá la maravilla de Dios. Mire las olas azotadas por la tormenta en una playa, y será testigo del poder de Dios. El sentido de orden del Señor se revela en la secuencia de las estaciones y en la inclinación del eje y el movimiento de rotación de la Tierra. No hay que mirar más allá de la naturaleza para saber que Dios es real.

Romanos nos dice que la revelación del Señor en la naturaleza es suficiente para declarar sin excusa a quienes niegan su existencia. No existe ninguna explicación lógica para la creación del universo material aparte de que un Dios omnipotente lo hizo todo. La materia y la energía para un “big bang” tuvieron que venir de Alguien.

Pero la naturaleza no puede darnos una revelación completa; la creación no muestra la santidad ni la eternidad de Dios. Por eso Él nos dio su Palabra. La Biblia revela la naturaleza de Dios, contiene sus leyes y dice lo que Él espera de sus hijos. En sus páginas podemos saber quién es nuestro Padre y qué clase de vida espera que tengamos. “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Ti 3.16).

La Biblia nos enseña la Palabra viva, Cristo Jesús, quien es la revelación perfecta de Dios. El Padre celestial quiso asegurarse de que la humanidad pudiera conocerle de manera personal, y por eso envió a su Hijo en carne humana para darse a conocer. Jesús dijo: “Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto” (Jn 14.7). Dedique tiempo al estudio de la Biblia y para orar, y conocerá mejor al Padre.

Devocional original de Ministerios En Contacto

1154

Cómo se revela Dios a Sí mismo

| Blog |
Enlace
About The Author
-