Si podemos confiar en nuestro Padre celestial para salvación, sin duda debemos ser capaces de confiar en Él en cuanto a nuestras finanzas.

Proverbios 3.5-10

Ayer leímos acerca del plan del Señor para la seguridad financiera: devolverle la primera parte de nuestros ingresos. Sin embargo, para muchas personas eso es difícil de practicar. La idea de dar de esa manera les despierta ansiedad de no tener suficiente dinero. Estamos tentados a reemplazar el plan del Padre por el nuestro, ya que el de Él parece muy incierto.

La buena noticia en el pasaje de hoy es que el Señor promete proveer todo lo que necesitamos si le honramos con la primera parte de nuestros ingresos. Muchos han puesto su seguridad eterna en lo que el Señor ha dicho en la Biblia, pero algunos todavía dudan de lo que dice acerca del dinero y de su provisión a nosotros. ¡Qué seres tan conflictivos somos! Tomamos una parte de la Biblia y decimos que es verdad, pero desestimamos otra sintiendo que no se puede confiar en Dios en lo que tiene que ver con nuestro dinero.

Dios nos dice que lo pongamos a prueba en esto, para ver si Él es fiel (Mal 3.10). Al dar al Señor, tenemos el privilegio de verle cumplir su Palabra. ¿Qué es más confiable: nuestros instintos o la palabra de Dios Todopoderoso? Si podemos confiar en nuestro Padre celestial para salvación, sin duda debemos ser capaces de confiar en Él en cuanto a nuestras finanzas. Y la generosidad es una manera de demostrar que creemos lo que Él dice.

Devocional original de Ministerios En Contacto

86

Confiar a Dios nuestras finanzas

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-