Mateo 7.11 | Nueva Versión Internacional
«Tu Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan».


Phillips Brooks dijo: «Ora las oraciones más grandes. No puedes pensar en una oración tan grande que Dios, al responderla, no desee que la hubieras hecho más grande». Cuando amamos a nuestros hijos queremos ser generosos con ellos. Y lo mismo siente Dios por nosotros: «Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!». Para algunos de nosotros es difícil aceptar los regalos que Dios nos hace, particularmente los materiales. Una dama comentó: «Recuerdo claramente que sentía como si Dios tuviera sus cables cruzados. ¿Por qué haría Él eso por mí? De hecho, me sentía culpable, como si de alguna manera hubiera recibido algo que Dios realmente no quería que tuviera». Piensa en lo cruel que sonarían las siguientes palabras si representaran tu actitud como padre: «Estoy demasiado ocupado. No quiero oír nada sobre la bicicleta que perdiste o de tu problema en la escuela. No me molestes con tus peticiones personales. Me voy a encargar de todo el mundo, menos de ti. Si me amas, sobrevivirás con pan y agua. Claro está, soy rico; pero, ¿por qué te daría algo? ¡No me molestes!». ¡Los padres buenos no hablan así! Solo quieren lo mejor para sus hijos. Entonces, piensa en lo que siente un buen padre por sus hijos, multiplícalo exponencialmente y comenzarás a entender lo que Dios siente por ti. Ninguna voz suena más dulce para Él que la tuya. Nada en el mundo impide que preste absoluta atención a tus peticiones. Por eso, acércate a Él en oración.

Cuando Él te diga que descanses, ¡hazlo!


Si vives en EE.UU. y deseas recibir este devocional "Una Palabra para Ti Hoy" en español o en inglés puedes llamar al 800-856-6159.

DEJA UN COMENTARIO

734

La oración Parte 1

Enlace
Acerca del Programa
-