Primera de Tesalonicenses 5.17 | Nueva Versión Internacional
«Oren sin cesar».


La Biblia dice: «Oren sin cesar». Si puedes preocuparte sin cesar, puedes orar sin cesar; ¡simplemente tienes que cambiar tu enfoque! Trata de imaginarte esta escena: un ejército enemigo ha llegado con la intención de eliminar a Israel. Así que en Éxodo 17.8-9, Moisés le dice a Josué: «Escoge algunos de nuestros hombres y sal a combatir a los amalecitas. Mañana yo estaré en la cima de la colina con la vara de Dios en la mano». Mientras Moisés mantuvo sus brazos en alto, los soldados de Josué prevalecieron. Sin embargo, cuando a Moisés se le cansaron los brazos de Moisés y los bajó, el curso de la batalla cambió. Los soldados de Josué estaban perdiendo. Otra vez, Moisés elevó sus brazos al cielo y le presentó el asunto al Señor. Inmediatamente volvió a cambiar el curso de la batalla en favor de Josué. Entonces Moisés entendió: tenía que mantener sus brazos levantados hacia el cielo si quería abrir la puerta de la intervención sobrenatural de Dios aquí en la tierra. Aquí hay una lección: si estás dispuesto a invitar a Dios a involucrarse en tu diario vivir, experimentarás su poder en tu casa, en tus relaciones, en tu carrera y dondequiera que sea necesario. Pero el otro lado de la ecuación nos hace pensar: es difícil que Dios libere su poder en tu vida cuando simplemente te metes las manos en el bolsillo y dices: «Puedo encargarme de esto por mí mismo». Si haces esto, no te sorprendas si tienes esa sensación incómoda de que el curso de la batalla ha cambiado en tu contra y que no puedes hacer nada al respecto. Para experimentar el poder de Dios en tu vida tienes que orar sin cesar, orar según las Escrituras y orar en fe.

Si estás dispuesto a invitar a Dios a involucrarse en tu diario vivir, experimentarás su poder en tu casa, en tus relaciones, en tu carrera y dondequiera que sea necesario.


Si vives en EE.UU. y deseas recibir este devocional "Una Palabra para Ti Hoy" en español o en inglés puedes llamar al 800-856-6159.

DEJA UN COMENTARIO

306

La oración Parte 2

Enlace
Acerca del Programa
-