La gracia de Dios no tiene límites. Su misericordia puede alcanzar la parte más oscura de nuestro corazón.

Hebreos 10.1-14

La gracia de Dios no tiene límites. Su misericordia puede alcanzar la parte más oscura de nuestro corazón. Es más, el perdón que Cristo ofreció en la cruz se remonta al primer día de la Tierra hasta el último. Cristo no solo borró nuestro pecado pasado, presente y futuro; también pagó por los pecados de cada generación.
Cuando los israelitas traían un macho cabrío o un cordero al templo para sacrificarlo, ponían sus manos sobre la cabeza del animal y confesaban los pecados que habían cometido. El sacerdote lo mataba y rociaba un poco de su sangre en el altar de la expiación. El ritual simbolizaba el pago de un confesor por el pecado. Pero el cordero no podía tomar el pecado y morir en lugar del israelita (He 10.4).

Si la sangre de un animal pudiera borrar de verdad una deuda de pecado, todavía estaríamos ofreciendo tales sacrificios, y la muerte de Cristo habría sido innecesaria. Sin embargo, debemos recordar que aunque el acto en sí no tenía poder salvador, el ritual del sacrificio fue idea de Dios (Lv 4). Él estableció tales ofrendas como una poderosa ilustración de la seriedad y el castigo del pecado. La práctica también apuntaba a la muerte de Cristo en nuestro favor y a la salvación que ofrece. Para usar una metáfora moderna, el sacrificio puede ser considerado como algo parecido a una tarjeta de crédito. Dios aceptaba la sangre del cordero como pago temporal. Cuando llegó el momento de pagar la cuenta, Jesucristo pagó la deuda del pecado en su totalidad.
Los creyentes modernos practicamos ciertos rituales bíblicos, pero no somos perdonados por orar, leer la Biblia ni confesar nuestros pecados. Es al aceptar el sacrificio de Cristo que somos perdonados para siempre.

Devocional original de Ministerios En Contacto

141

El cordero del sacrificio

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-