Como padres, debemos guiar e inspirar a nuestros hijos a seguir a Cristo.

2 Timoteo 1.3-5

El mejor legado que podemos dejar a los hijos es nuestra fe —la convicción de que Dios es quien dice ser y de que hará todo lo que ha prometido. La gran relación de Timoteo con Cristo no se materializó de la nada, se desarrolló como resultado del ejemplo de su madre y su abuela.

He aquí algunas maneras de cómo podemos dejar un rico legado:

Enseñar principios bíblicos prácticos. Los niños necesitan saber qué piensa Dios sobre la riqueza (Sal 24.1), cómo suple nuestras necesidades (Fil 4.19) y cómo nos dirige en la vida (Pr 3.5, 6).

Modelar el carácter por medio del estilo de vida. La manera como vivimos, ya sea con transparencia y tranquilidad; o con temor, ansiedad y autosuficiencia, comunican lo que creemos acerca de Dios.

Servir a Dios sirviendo a los demás. Las acciones muestran que nuestra fe es real (Stg 2.26). Si queremos que nuestros hijos no desarrollen un modo de pensar egocéntrico, el servicio a los demás es vital.

Interceder por ellos. Nunca olvidarán cuando orábamos por ellos regularmente.

Comunicarles amor. Ellos necesitan saber que los amamos, así como Dios nos ama. Las palabras dichas con amor comunican vida a sus corazones.

Como padres, debemos guiar e inspirar a nuestros hijos a seguir a Cristo. Incluso, quienes no tienen hijos, pueden dejar un legado. El ejemplo a seguir es Pablo: aunque no se casó ni tuvo hijos biológicos, fue padre espiritual para muchos (1 Co 4.14-16).

Devocional original de Ministerios En Contacto

436

El legado de una fe preciosa

| Blog |
Enlace
About The Author
-