El Padre celestial nos promete que está presente, trabajando para redimirnos y atraer a cada uno de nosotros a Él, y llamándonos a un futuro con Él.

El Señor Jesús habla a menudo del reino de Dios. Solo en los Evangelios, la palabra reino aparece casi 120 veces. Al estudiar la Biblia, tenemos una imagen de que el reino es tanto una oportunidad presente para experimentar el amor del Padre celestial, como una promesa futura que aún no se ha cumplido.

El Señor dice que el reino está en medio de nosotros (Lc 17.21), y promete que hará nuevas todas las cosas (Ap 21.5). Nos enseña a orar: “Venga tu reino” (Mt 6.10), y nos asegura que el reino de los cielos nos pertenece cuando lo seguimos (Mt 5.3, 10).

Pero el reino de Dios es más que un lugar: es su reinado sobre todo el mundo por la eternidad. El Padre celestial nos promete que está presente, trabajando para redimirnos y atraer a cada uno de nosotros a Él, y llamándonos a un futuro con Él. Un día, su obra en nosotros estará completa, y seremos renovados.

PIENSE EN ESTO
Cuando usted piensa en reyes y reinos, ¿qué le viene a la mente? ¿Cómo influye eso en la manera que piensa acerca del reino de Dios?, le guste o no.

¿Cómo puede el reino de Dios estar presente y no estar todavía presente? ¿Qué le dice eso acerca del trabajo que Él está haciendo, tanto en nuestra propia vida como en el mundo que nos rodea?

Devocional original de Ministerios En Contacto

61

La promesa de su reino

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-