Todos somos valiosos para el Señor. Pero nuestra autoestima se basa en el hecho de que tenemos una relación con Dios.

Gálatas 5.13-26
En varias partes, la Biblia dice: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Lv 19.18; Mt 19.19; Ga 5.14), pero muchas veces pasamos por alto “como a ti mismo”. No podemos amar a Dios ni a nadie más, a menos que nos amemos a nosotros mismos. Esto significa darse cuenta de que somos hijos de Dios, creados para tener comunión con Él.

Todos somos valiosos para el Señor. Pero nuestra autoestima se basa en el hecho de que tenemos una relación con Dios. Necesitamos cuidarnos, porque nos ha dado la salvación y al Espíritu Santo, y diseñado un plan particular para nuestra vida.

El amor a uno mismo es esencial en el plan de Dios para cada creyente. Él quiere que tengamos debido cuidado de nosotros, lo que nos ayuda a relacionarnos con Él. Si no nos amamos a nosotros mismos, podemos sentirnos indignos del amor de Dios y negarnos a acercarnos a Él —nuestro Padre. Pero el amor nos enseña a vernos de la manera en que Él nos ve: como sus hijos amados, cada uno con dones y talentos particulares.

Quien quiera que usted sea, y cuales quiera que sean sus circunstancias, puedo decirle que Dios tiene un plan especial para su vida. Pero el Señor no puede ponerle en el camino para alcanzar las metas que ha dispuesto para usted, a menos que usted reconozca su propio valor y aprenda a amar a la persona que Dios quiso que fuera cuando le creó.

Devocional original de Ministerios En Contacto

242

La verdad sobre el amor a uno mismo

Enlace
Acerca del Programa
-