Todos tenemos inseguridades, pero recuerda que Dios nos ha coronado de gloria y de honra.

Salmo 8

Ayer definimos lo que es la inseguridad y cómo podría agobiarnos. Hoy veremos algunas de sus causas más comunes.

EL RECHAZO. Cuando crecemos pensando que no le gustamos a nadie, nos convertimos en adultos que carecen de confianza.

UNA TRAGEDIA. Circunstancias traumáticas como un hogar deshecho, la muerte de un ser querido o relaciones abusivas, pueden abrir la puerta a la inseguridad.

UNA IMAGEN CORPORAL DEFICIENTE. Ya sea por la forma del cuerpo, la pérdida de cabello o la discapacidad, la apariencia física puede llevar a las personas a verse a sí mismas bajo una luz negativa. El sentimiento de vergüenza resultante puede influir en las interacciones con los demás.

LAS COMPARACIONES. Las personas a veces se obsesionan por aquellos que parecen más inteligentes, más ricos, más guapos, más exitosos, etc. Esto hace que se sientan eclipsadas, y crea dudas en su capacidad de avanzar.

UN FRACASO. Debido a que dedicamos tiempo y recursos en nuestro trabajo, familia y objetivos de vida, un revés en cualquiera de estas áreas puede abatir nuestro espíritu.

Si esto le suena familiar, examine su corazón con mucho cuidado. Recuerde que el salmo de hoy dice que Dios nos ha coronado “de gloria y de honra” (Sal 8.5). De esto es que estamos investidos en realidad.

Devocional original de Ministerios En Contacto

84

Las causas de la inseguridad

| Blog |
Enlace
About The Author
-