La Biblia es el libro más asombroso que se ha escrito, porque viene de Dios.

2 Timoteo 3.14-17

¿Alguna vez se ha preguntado si puede confiar en lo que dice la Biblia? Aunque las Sagradas Escrituras dan testimonio de su propia inspiración, también hay otras evidencias que afirman que el libro que tenemos en nuestras manos es la verdadera y exacta Palabra de Dios.

Cristo creyó lo que dice la palabra de Dios. Nuestro Salvador afirmó la validez del Antiguo Testamento citando pasajes del mismo mientras enseñaba. Utilizó las profecías de Isaías y del Pentateuco para encontrarle los puntos débiles a la falsa piedad de los fariseos (Mr 7.6-13). Y después de su resurrección, explicó las cosas concernientes a Él mismo que habían sido escritas por Moisés y los profetas (Lc 24.25-27). Finalmente, debido a que Jesucristo había prometido que el Espíritu Santo enseñaría a los discípulos y les recordaría sus palabras, garantizó la veracidad del Nuevo Testamento (Jn 14.26).

La Palabra de Dios es inagotable. Como un pozo que nunca se seca, la Biblia ofrece un sabor fresco de agua viva cada vez que la abrimos. Las personas que han dedicado su vida al estudio de este asombroso libro, admiten que solo han rozado su superficie. En lo personal, no puedo contar las veces que un pasaje que me sabía de memoria me dio una perspectiva diferente.

La Palabra de Dios es indestructible. A lo largo de los años, muchos gobiernos y líderes han intentado en vano destruir la Biblia, o al menos restringir el acceso a ella. Sin embargo, sigue circulando y ganando corazones para Cristo.

La Biblia es el libro más asombroso que se ha escrito, porque viene de Dios. No solo anuncia con exactitud el futuro; también tiene el poder de salvar a los pecadores y transformarlos en santos apartados para Dios.

Devocional original de Ministerios En Contacto

284

Razones para creer en la Biblia

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-