Elige a tus amigos sabiamente, porque ellos influirán en la clase de personas que te convertirás.

Proverbios 27.17

Para llegar a ser las personas que Dios quiere que seamos, es esencial que elijamos las amistades correctas. Son sumamente importantes, porque sin ellas no lograremos mucho en la vida. Debemos relacionarnos con personas que:

 Nos alimenten la confianza en Dios y también en nosotros mismos.
 Nos alienten cuando estemos preocupados y desanimados.
 Nos estimulen para lograr nuestro potencial.
 Nos dinamicen cuando estemos cansados.
 Nos reconforten cuando estemos sufriendo.
 Nos defiendan cuando seamos atacados.
 Nos perdonen cuando cometamos errores.
 Nos amen incondicionalmente.
 Nos confronten cuando nos extraviemos.
 Nos ayuden cuando estemos sobrecargados.

Es bueno preguntarnos si tenemos a alguien que llene las necesidades mencionadas en esta lista. También es importante descubrir qué relaciones pueden desviarnos de la senda de la devoción a Dios. Cuando esto suceda, puede que sea necesario separarnos de ciertas personas para mantener nuestros principios. Pero cuando la separación no es una opción —como cuando el conflicto involucra a un miembro de la familia— todavía podemos perseverar y andar con Dios.

Veamos ahora la misma lista desde un ángulo diferente: ¿Hace usted estas cosas por los demás? Podemos decidir ofrecer esas cualidades a las personas que nos rodean. Tales relaciones están entre los tesoros más grandes.

Devocional original de Ministerios En Contacto

121

Relaciones correctas

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-