Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. – 1 Timoteo 4:12 (RVR 1960)

Lo recuerdo como si fuese ayer. Estaba sentado en frente del líder de una organización de la cual yo era parte. El líder dibujó unas montañas en un papel. Me dijo, “Tu vida es una montaña rusa… En este rumbo que andas [de emprendimiento], nunca vas a ser exitoso.” También, recuerdo otra ocasión en la cual un profesor de la universidad me dijo, “tu sueño es imposible.” Quizás ninguna de estas dos personas me lo dijeron para dañarme; sin embargo, me dolieron sus palabras.

La historia nos cuenta de otro joven quien, a los 18 años, escuchó algo similar. A los 18 años, el presidente de un seminario bíblico le dijo a este joven que “jamás iba a ser grande” y que “no [había] nada por delante para [él] sino fracaso”. Ese joven se llama Billy Graham. Para los que no lo conocen, Billy Graham ha sido uno los evangelistas más influyentes del mundo. Se ha dicho que, por medio de sus eventos evangelísticos, él le ha predicado a más de 218 millones de personas en más de 185 países.

¡Qué fracaso! ¿No?

La Palabra dice, “Y es que, para avergonzar a los sabios, Dios ha escogido a los que el mundo tiene por tontos…” (1 Corintios 1:27, Dios Habla Hoy). La Biblia está llena de relatos de personas jóvenes y descalificados para hacer cosas grandes. David era el hijo menor y más sobrevisto por su padre; sin embargo, Dios le concedió a Goliat. Ester era una huérfana; sin embargo, Dios la hizo una reina quien salvo al pueblo de Israel. Los discípulos eran una banda de gente rechazada por la sociedad; sin embargo, Dios los usó para cambiar al mundo. El mismo Dios de estos personajes es el Dios… tuyo.

Quizás las palabras de otros te han marcado. Quizás vienes de una familia disfuncional o poco conocida. Quizás nadie cree en ti. Quizás hay cosas en tu pasado las cuales te lamentas. Déjame decirte, hoy es tu día. Las voces del rechazo, temor, desánimo o críticas quizás te hablan fuertemente al corazón. Déjame decirte, la única voz que importa es la voz del Maestro. Así que, sueña. Emprende ese negocio que has querido emprender. Empieza ese proyecto que has querido empezar.

No siempre va ser fácil. Van a ver tiempos difíciles. Van a ver retos. Sin embargo, con la ayuda de Dios vas a poder salir victorioso. Dios es experto en convertir nuestras lágrimas de sacrificio y dedicación… en lagrimas de gozo. Lo digo de experiencia. En el principio te conté de dos frases que me marcaron. Aquí al terminar te cuento que soy un entrevistador que se ha sentado con pastores de presidentes, periodistas, ejecutivos de compañías importantes y hasta con millonarios.

¡Qué fracaso! ¿No?
La verdad es la siguiente: soy un ser ordinario que se atrevió a creerle a Dios. Y ¿sabes qué?
Dios es experto en convertir nuestro ordinario en algo extraordinario.


 

Joshua Ogaldez, es el presentador del nuevo Podcast de Enlace llamado «Voces de influencia» al cual te puedes suscribir aquí: ¡NUEVO PODCAST! Su misión como anfitrión del programa es presentarte a mujeres y hombres que con sus dones, voces y talentos han hecho cosas significativas para el Reino de Dios. Pero más allá de conocer lo que han hecho, su meta es conocerlos a ellos, sus temores, desafíos, historias y su humanidad. Sorpréndete cada semana con las enseñanzas de cada invitado. EL PRIMER EPISODIO SE ESTRENA ESTE 01 DE FEBRERO.

1334

Que nadie te menosprecie por ser joven – Joshua Ogaldez

Enlace
About The Author
-