Robert Morris en Una Vida De Bendición – El gozo de la intercesión

¿Lo sabía? Podemos acudir a Dios primero con nuestros temores, dudas, penas y preocupaciones. Además, podemos comunicarnos con Él, abrir nuestro corazón y escuchar el Suyo. Jesús es nuestro mediador, abogado e intercesor. ¿No es reconfortante?

5735

Avatar
About The Author
-