Un hijo de Dios, aunque esté pasando penas, sabe que la gracia del Señor lo acompaña adondequiera que va. No hay cristiano que no se haya confundido en su camino de fe. Hasta Jesús se confundió alguna vez: “Padre, ¿por qué me has abandonado?”, ¿recuerdan? Sin embargo, aunque la confusión nos visite, debemos permanecer totalmente […]

Ver más