Cuanto más nos deleitemos en Dios, más se alinearán nuestros deseos con lo que quiere para nosotros. Santiago 3.13-18 La envidia tiene un poder destructivo. En realidad, es un desacuerdo con Dios sobre algo que no tenemos, y que ha decidido darle a otra persona. O, en algunos casos, resulta del temor a ser reemplazados […]

Ver más

La manera más segura de despojarse del resentimiento es a través de la oración. Salmo 37.1-4 La envidia puede destruir la vida de un cristiano. Un sentimiento de disgusto por lo bueno que le ocurre a otra persona también puede dañar el testimonio de un creyente, ya que a menudo hace que la gente actúe […]

Ver más

Los celos y el resentimiento son sentimientos venenosos que no corresponden con quienes somos como hijos de Dios. 1 Samuel 18.5-16 Los celos son un sentimiento peligroso. Son un veneno para el creyente, porque abren el corazón a otros sentimientos y actitudes pecaminosas. En consecuencia, deben ser tratados con rapidez, antes de que tengan la […]

Ver más

El mandamiento más importante es amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, fuerza y mente. Deuteronomio 5.6-11 Los celos son un sentimiento negativo indeseable, alimentado por la ira o el egoísmo. Según Santiago 3.16, “donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa”. Pero según el pasaje de hoy, vemos que […]

Ver más

Si usted se deleita en Dios y confía en que Él le bendecirá de acuerdo con su voluntad, ya no experimentará celos o envidia. Salmo 37.4 Ahora que tenemos una idea clara de lo que son los celos y la envidia, y de sus consecuencias, necesitamos examinar las maneras prácticas de eliminarlos de nuestra vida. […]

Ver más

La envidia y los celos son armas que mutilan y destruyen a cualquiera que se topa con ellas. Romanos 13.13 Al analizar la naturaleza de los celos y la envidia, usted quizás se haya dado cuenta de que lucha con este problema. Tal vez le tiene envidia a un amigo, un vecino, o un compañero […]

Ver más

Los sentimientos de celos y envidia pueden llevarnos a una comparación malsana de nuestros éxitos con los de otros. Gálatas 5.17-21 Muy probablemente, alguna vez en su vida usted ha sido tomado desprevenido por un ataque de celos. ¿Fue un ataque espiritual? ¿Satanás le hizo sentir celos? La respuesta, que puede sorprenderle, es no. La […]

Ver más