Dios toma a las personas insignificantes y se deleita en hacerlas grandes.

Hechos 4.13

Cualquiera que estudie el modus operandi de Dios, se da cuenta de que es muy diferente al de los hombres. La sabiduría del mundo dice que para alcanzar grandes logros se necesitan personas excepcionales y muchos recursos, pero el Señor elige a menudo lo pequeño e insignificante para lograr sus propósitos.

Por ejemplo, Cristo escogió como sus discípulos a un grupo de hombres comunes y corrientes, pero que “transformaron al mundo” después de ser llenos del Espíritu Santo. Durante su ministerio terrenal, Jesús alimentó a miles de personas con el almuerzo de un niño, y vio las dos pequeñas monedas de una viuda como una ofrenda superior a todas las demás (Jn 6.5-12; Lc 21.2, 3).

Dios es experto en el uso de personas que no parecen estar capacitadas para servirle. Moisés era un pastor de ovejas de 80 años de edad y tartamudo que liberó a una nación. Después de que Gedeón se escondía de sus enemigos, Dios lo convirtió en un valiente guerrero. David fue el menor de sus hermanos que pasó desapercibido, pero que mató a un gigante con una pequeña piedra y llegó a ser el rey más grande de Israel.

Dios no está buscando personas extraordinarias; Él quiere voluntarios que doblen obedientemente su rodilla. El ser común y corriente no le hace a usted inútil. Por el contrario, le permite ser una demostración del poder divino en su vida. Dios toma a las personas insignificantes y se deleita en hacerlas grandes.

¿Ha pensado usted alguna vez que su falta de capacidad, talento o habilidades es el escenario ideal para que Dios exhiba de manera admirable el poder y la gloria de Cristo? Si usted tiene la disposición de someterse a su dirección, Él hará grandes cosas en usted y por medio de usted.

Devocional original de Ministerios En Contacto

38

De lo común y lo corriente a la grandeza

Enlace
About The Author
-