A medida que abandonamos los deseos temporales y en su lugar buscamos el bien que Dios tiene para nosotros, saboreamos el consuelo eterno que Él ha prometido.

La segunda carta de Pablo a los corintios es continuación de una carta anterior (1 Corintios), en la que él reprendió a esa congregación. En esta última epístola, escribe acerca de su tristeza y hace una distinción entre la tristeza del mundo y el estar “triste según la voluntad de Dios” (2 Co 7.9-11). El apóstol Pablo les pide que se arrepientan con sinceridad, y vean el fruto que dará dicho arrepentimiento.

Este tipo de tristeza no tiene que ser una experiencia sombría, aterradora o deprimente. De hecho, puede ser todo lo contrario: esperanzadora y llena de luz. A medida que abandonamos los deseos temporales y en su lugar buscamos el bien que Dios tiene para nosotros, saboreamos el consuelo eterno que Él ha prometido.

PIENSE EN ESTO

• Pablo escribe acerca de una tristeza que produce arrepentimiento. En algunas traducciones, esta es descrita como “tristeza piadosa”. Considere lo opuesto: ¿qué resulta de la tristeza mundana? ¿En qué se diferencia del fruto que resulta de la tristeza piadosa?

• Anteriormente en esta carta, el apóstol le recuerda a la iglesia que vivimos “como entristecidos, mas siempre gozosos” (2 Co 6.10). ¿Cómo pueden ser ciertas ambas cosas?

Devocional original de Ministerios En Contacto

877

La tristeza según la voluntad de Dios

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-