En tiempos de dificultad, ponga sus ojos en el Padre celestial, y medite en su Palabra.

Salmo 145

Cuando su vida se desmorona, ¿qué hace? Todos enfrentamos circunstancias difíciles, y algunas de ellas son situaciones muy dolorosas que duran mucho tiempo. A menos que nos enfoquemos de manera intencional, el gozo puede desvanecerse y la esperanza puede parecer inalcanzable.

El rey David experimentó dificultades extremas, incluyendo el dolor de perder a un hijo y a uno de sus mejores amigos. También soportó los intentos de Saúl de matarlo y, más tarde, una rebelión encabezada por su propio hijo. Pero aun en tiempos difíciles, David encontró esperanza y paz en Dios.

¿Por qué podía David confiar en el Señor? Porque sabía cómo enfocar su mente y su espíritu en la naturaleza, los caminos y la voluntad del Padre, para conocerlo mejor y obedecerlo.
¿En qué piensa usted durante el día? ¿Aparta tiempo para meditar en el Señor? Recuerde cada cierto tiempo que debe volver su atención al Creador; una forma de hacerlo es leer varios salmos y notar cómo el autor vuelve a enfocarse en el Dios Todopoderoso.

Al concentrarse una y otra vez en el Todopoderoso, David encontraba paz en medio de la agitación. Sería prudente seguir su ejemplo. En tiempos de dificultad, ponga sus ojos en el Padre celestial, y medite en su Palabra.

Devocional original de Ministerios En Contacto

125

Los momentos que nos sostienen

| Blog |
Enlace
About The Author
-