A veces, Dios no nos saca de situaciones difíciles porque tiene un plan diferente.

2 Timoteo 4.9-18

Cuando el apóstol Pablo escribió a Timoteo, estaba en prisión experimentando incomodidad, ataques personales y abandono. ¿Por qué razón permitiría el Señor que uno de sus siervos más fieles soportara tal sufrimiento? ¿Por qué no lo impidió?

A veces, Dios no nos saca de situaciones difíciles porque tiene un plan diferente. Podemos sentir como si nos hubiera abandonado, pero en realidad, nos está protegiendo, no mediante la liberación sino a través del fortalecimiento.

Cuando los problemas y el dolor nos visitan, debemos tratar de ver la situación desde la perspectiva de Dios, haciéndonos las siguientes preguntas:

• ¿Qué demuestra mejor el poder del Señor: cambiar algo a mi alrededor, o cambiar algo dentro de mi corazón?

• ¿Que fortalece la fe: ver la liberación de Dios de cada dificultad, o experimentar su presencia y su fortalecimiento en medio de las pruebas?

• ¿Cuál recompensa es mayor: el alivio inmediato de la incomodidad, o la fe probada y refinada que resultará en alabanza y gloria cuando Cristo regrese (1 P 1.7)?

• ¿Cuál respuesta a la oración es mayor: que Dios me haya quitado algo y haya dado paz exterior, o que me haya dejado permanecer en una prueba y haya recibido paz interior incondicional?

¿Hay algo que Dios deba arreglar en su vida para que usted sea feliz? Si Él elimina la situación, es posible que nunca aprenda que Él es suficiente para todo lo que necesite. En vez de eso, deje que le transforme, de manera que pueda sentir alegría en medio de cualquier circunstancia que enfrente.

Devocional original de Ministerios En Contacto

448

Protección por medio del fortalecimiento

Enlace
Acerca del Programa
-