Todos traemos un ADN que marca nuestras vidas, pero si es de maldad, no tienes por qué abrazarlo. Puedes escoger la mejor herencia y ser la persona que Dios desea . 178

Ver más