Nuestras prioridades deben cambiar si queremos imitar a Cristo. Proverbios 14.29; 16.32 Vivimos en un mundo caído donde reina el pecado y la injusticia, y abundan los conflictos. Por eso, hay muchas oportunidades para pecar con ira. Pero aunque no podemos cambiar muchas de estas situaciones, es posible cambiar cómo reaccionamos ante ellas. Los problemas […]

Ver más

El medio para encontrar fortaleza se encuentra en la nueva identidad cristocéntrica. Colosenses 3.8-17 Los cristianos están llamados a dejar de lado “ira, enojo, malicia, blasfemia y palabras deshonestas” . La orden es clara, pero el proceso de lograr y mantener este objetivo puede parecer complicado y agobiante. El primer paso es reconocer la […]

Ver más

¡Él puede sacarlo avante! Mire a su alrededor. Las personas deambulan entre mares de culpa, enojo, y desamparo. La vida no está funcionando. Nos estamos hundiendo rápidamente. Pero Dios nos puede rescatar. Y sólo un mensaje es el que tiene valor… ¡el de Él! Necesitamos ver la gloria de Dios. No se equivoque. Dios no […]

Ver más

A medida que nuestro amor por Dios crezca, también lo hará nuestro aborrecimiento del mal. Números 25.1-18 Piense en las veces que se ha sentido airado. ¿Cuáles fueron las causas? Con toda franqueza, la mayoría de nosotros tendríamos que reconocer que nuestra irritación suele ser por razones egoístas. El libro de Santiago nos dice que […]

Ver más

El perdón da libertad de la turbación que acompaña el resentimiento. Mateo 6.9-15 Perdonar a quienes nos han herido es una de las tareas más difíciles. El tener simplemente el deseo de obedecer a Dios, o de decir las palabras correctas, no cumple necesariamente la tarea. Los recuerdos y el dolor pueden permanecer en la […]

Ver más

La ira solo produce malas relaciones y mal testimonio. Efesios 4.26, 27 Ayer aprendimos cómo lidiar con el enojo constante en nuestra vida. Hoy descubriremos el principio de Dios para evitar el resentimiento prolongado. Es importante entender que los creyentes podemos tener momentos de enojo y aún así seguir estando bien con Dios. Pero la […]

Ver más

La furia que nos endurece el corazón se convierte en un bastión para Satanás. Efesios 4.30-32 En una vida recta no hay lugar para el enojo constante, ya sea en forma de rabia o de resentimiento. La furia que nos endurece el corazón se convierte en un bastión para Satanás. El método carnal para “curar” […]

Ver más