Primera de Timoteo 4.12 | Nueva Traducción Viviente
«Sé un ejemplo… en tu amor».


Jesús afirmó en Lucas 6.35-36: «Amen a sus enemigos, háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio. Así tendrán una gran recompensa y serán hijos del Altísimo, porque él es bondadoso con los ingratos y malvados. Sean compasivos, así como su Padre es compasivo». Estas palabras no ponen de rodillas porque ninguno de nosotros da la talla para practicarlas. El pastor de una iglesia grande cuenta de la ocasión en la que estaba en un elevador con un borracho que estaba vomitando. El pastor no podía esperar para bajarse y lo estuvo criticando hasta que llegó a su habitación. Más tarde aquella noche, Dios le habló y le dijo: «Te reíste de él, pero lo amé lo tanto como para enviar a mi Hijo para morir por él». ¡Ten cuidado con tu actitud! El mismo sol que derrite la mantequilla endurece el barro. Cuando tienes que lidiar a menudo con los problemas de otras personas, o te vuelves insensible o compasivo. A pesar de lo mucho que la gente lo desilusionó, Jesús nunca perdió su sentido de compasión. El amor no es un virus con el que te contagias, es una virtud que se supone que practiques todos los días. Y este tipo de amor tiene una dimensión divina. En Romanos 5.5 leemos: «El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado». No puedes buscar en el pozo de tus propias emociones para encontrar un amor como ese; solo puedes buscar el amor de Dios que ha sido derramado en tu corazón y compartirlo con los demás. Y para servir a Dios como es debido, tienes que recibir transfusiones regulares de su amor.

El amor no es un virus con el que te contagias, es una virtud que se supone que practiques todos los días.


Si vives en EE.UU. y deseas recibir este devocional "Una Palabra para Ti Hoy" en español o en inglés puedes llamar al 800-856-6159.

DEJA UN COMENTARIO

201

¿Qué tipo de ejemplo eres?

Enlace
Acerca del Programa
-