Tenemos que afinar nuestros oídos espirituales.

Proverbios 2.1-5

Aprender a escuchar a Dios es clave para obedecer su voluntad. El Señor habla a sus hijos por medio de cuatro recursos.

La Biblia. Nuestro manual de acciones y pensamientos de Dios. Es la fuente primordial del creyente para conocerlo y confiar en Él. Esto significa que no basta con que la leamos un poquito cada día. Nuestra meta debe ser absorber su mensaje y escuchar lo que Dios nos dice en cuanto a cómo y dónde aplicar su Palabra.

La oración. Como todo buen amigo, el Señor desea dar y recibir. Por tanto, la oración no está completa si el único que habla es uno. Debemos silenciar nuestros labios y pensamientos para que puedan abrirse nuestros oídos espirituales.

Las circunstancias. El Señor indicaba a menudo sus caminos a los santos de la Biblia por medio de las circunstancias que enfrentaban. Él sigue haciendo lo mismo hoy. Las situaciones son diferentes, pero Dios es el mismo. Él usa cada día para desenmascarar maneras incorrectas de pensar, abrir o cerrar puertas de oportunidades y demostrar que sus promesas son verdaderas.

Otras personas. Pastores, amigos y consejeros pueden traer la verdad a la vida de alguien. El Señor posiciona a los creyentes en comunidad para que puedan ser apoyados por quienes están a su alrededor. Él no duda en enviar un mensaje por medio de alguien que conozcamos.

Pero Dios no usa solo uno o dos de estos métodos para llegar al creyente. Él habla a través de todos ellos. Tenemos que afinar nuestros oídos espirituales, recordando siempre que un mensaje del Señor debe estar de acuerdo con su santa Palabra. Dios le está hablando a usted.

Devocional original de Ministerios En Contacto

454

Escuchar a Dios

Enlace
Acerca del Programa
-