La fe es necesaria para que podamos confiar a Dios el resultado y podamos obedecerle.

Salmo 27.14

Aprender a ver los obstáculos como oportunidades requiere tiempo. Recordar ciertas verdades puede ayudar a nuestra perspectiva:

Dios está en actividad. Mientras las barreras permanecen en su lugar y nuestra situación parece no cambiar, Dios está dirigiendo a las personas y a los acontecimientos para hacer avanzar su plan. El actúa en silencio, de forma invisible y de manera eficaz.

Dios prepara el camino. Él ya ha decidido cuáles obstáculos quitará y cuáles dejará. Pero, para los obstáculos que dejará, el Señor dispondrá todo para que se ajusten a su plan. Lo que Él ha determinado se cumplirá.

Dios requiere nuestra cooperación. Él quiere que estemos preparados para enfrentar situaciones difíciles. Por medio de su Palabra, Él nos comunica lo que necesitamos saber y nos prepara (He 13.20, 21).

Dios está involucrado personalmente. Él quiere desarrollar en nosotros una mayor sensibilidad a su presencia. Mediante la Biblia, la oración y otros creyentes, podemos tener la seguridad de que el Señor está cerca.

Dios da instrucciones claras. Él no crea confusión. Ya sea que recibamos su dirección en etapas, o toda de una sola vez, el Señor nos pide que confiemos en Él más que en nuestro propio razonamiento (Pr 3.5, 6).

Enfrentar los problemas implica valentía, paciencia y fe. Se necesita valentía para aceptar la presencia de barreras, movernos en sintonía con Dios y hacer lo que Él pida. La paciencia es necesaria mientras esperamos que Él nos prepare y nos indique su plan. Y la fe es necesaria para que podamos confiar a Dios el resultado y podamos obedecerle.

Devocional original de Ministerios En Contacto

111

Los obstáculos como oportunidades

Enlace
Acerca del Programa
-