Nadie puede conocer a Dios sin su Palabra, porque Él nos habla por medio de ella, mostrándonos quién es Él y lo que hace.

Filipenses 3.12-21

No importa dónde esté en este momento en su andar con Cristo, nunca es demasiado tarde para buscar una relación más profunda con Él. Ya sea usted un apasionado seguidor de Cristo, o lo conozca solo superficialmente, haría bien en seguir el consejo de Pablo, de “[proseguir] a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Fil 3.14). Para empezar, siga estos seis pasos:

1. Estudie la Biblia. Nadie puede conocer a Dios sin su Palabra, porque Él nos habla por medio de ella, mostrándonos quién es Él y lo que hace.

2. Dispóngase a pasar tiempo a solas con el Señor en oración, meditación y adoración. Una de las principales razones por la que algunos cristianos no tienen una relación estrecha con Jesús, es porque no están dispuestos a invertir el tiempo necesario para llegar a conocerlo de manera personal.

3. Confíe en el Señor. La profundidad de cualquier relación depende del nivel de confianza.

4. Obedézcale. Cuando damos cada paso de obediencia, Dios revela más de sí mismo.

5. Observe cómo trabaja Cristo en su vida. Al prestar atención a cómo actúa el Señor, usted se familiarizará con sus caminos y sus propósitos.

6. Haga de Jesús su prioridad. Deje a un lado todo lo que compita con su devoción al Señor. Conocer a Cristo es una meta alcanzable. La clave es la perseverancia; por tanto, deje atrás el pasado. Encuentre un modelo a imitar. La relación de mi abuelo con el Señor Jesús fue mi inspiración. Sabía que si él tenía esa clase de relación con Dios, yo también podría tenerla.

Devocional original de Ministerios En Contacto

285

Para conocer a Cristo personalmente

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-