Aprender a entender al Señor y cómo hace las cosas es un proceso.

Salmo 25.4-11

Saber cosas acerca de alguien no es lo mismo que conocerlo de verdad. Por ejemplo, si un amigo al que conoce relativamente bien viniera a vivir con usted durante varios meses, llegaría a conocer mejor sus hábitos, preferencias, actitudes y prioridades. Cuando las Sagradas Escrituras hablan de cómo es Dios, se refiere a mucho más que a sus acciones o a las características de su naturaleza. También incluyen su actitud, sus motivaciones, deseos, pensamientos y planes. Una de las razones por las que los creyentes se desaniman con frecuencia, es porque no entienden lo que Dios está intentando hacer en sus vidas. Por eso es esencial saber cómo actúa el Señor. Mientras nos mantengamos ignorantes de cómo es Dios según su Palabra, no confiaremos en Él ni le conoceremos de una manera personal.

La Biblia es un libro tan grande que algunos creyentes pudieran sentirse tentados a dejar de leerla, al pensar que tomará mucho tiempo conocer a Dios. Pero es importante recordar que todos tenemos el mismo punto de partida. Cuando nacemos de nuevo, Dios no descarga de manera inmediata todo lo que necesitamos saber acerca de Él. Aprender a entender al Señor y cómo hace las cosas es un proceso; nos enseña a medida que leemos la Palabra, obedecemos sus mandamientos y pasamos tiempo con Él. ¿Anhela conocer mejor al Señor? Si es así, debe permanecer cerca de Él y escuchar lo que le diga a través de su Palabra, y humillarse para aprender, aceptar y deleitarse en sus caminos por encima de los suyos.

Devocional original de Ministerios En Contacto

343

Para conocer los caminos de Dios

Enlace
Acerca del Programa
-