Hoy vivimos en una sociedad que está convencida de que no hay verdades morales absolutas.

Daniel 1

Hoy vivimos en una sociedad que está convencida de que no hay verdades morales absolutas. No solo considera que la Biblia es anticuada e irrelevante para los problemas contemporáneos, sino que también considera a cada persona como libre de decidir lo que quiera. Como resultado, nuestro mundo es impío, inmoral, violento y egocéntrico. ¿Cómo se supone que debemos vivir los cristianos en un ambiente así? No necesitamos mirar más allá del ejemplo de un adolescente llamado Daniel, que tuvo el coraje de defender sus convicciones en medio de la atmósfera depravada de Babilonia. A pesar de su inmersión en la cultura babilónica, se comprometió a seguir con fidelidad al Señor, incluso si le costara la vida. El tema de la dieta nos puede parecer trivial, pero los judíos de su época creían que comer carne que se había ofrecido a los ídolos era una abominación para Dios.

En el mundo occidental moderno, puede que resulte difícil identificarse con el ejemplo de Daniel. Pocas personas están dispuestas a tomar una posición tan audaz aunque no tengan miedo de perder la vida. Es la amenaza de rechazo, ridiculización o ser visto como de mente estrecha lo que las mantiene en silencio. O peor, puede ser que no tengamos convicciones firmes, porque no hemos dejado que la Palabra de Dios las desarrolle en nosotros. La ignorancia de las Sagradas Escrituras puede permitirnos vivir cómodamente en una cultura pecaminosa, aunque eso nunca le agradará al Señor. Dios busca personas como Daniel, seguidoras de Cristo que se mantengan firmes en sus convicciones, sin importar las amenazas o la tentación de comprometerse por provecho personal o aceptación. ¿Es usted una de esas personas?

Devocional original de Ministerios En Contacto

104

Valentía para mantener nuestras convicciones

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-