Salmos 103.2-3 | Nueva Versión Internacional
«Alaba, alma mía, al SEÑOR… Él perdona todos tus pecados».


Tendemos a perdonar a otros más fácilmente que a nosotros mismos. Y esto es particularmente cierto cuando fracasamos en áreas importantes como el matrimonio o el trabajo, o nuestras acciones han lastimado a otros, o nuestros hábitos nos han hecho daño o cuando sabemos que no estamos haciendo lo que debemos. Entonces, ¿qué podemos hacer? Tres cosas: (1) Reconócelo. No sientas miedo de confesar lo que has hecho. No eres el único. No eres el primero ni serás el último en cometer errores. Una vez que hayas recibido el perdón de Dios, busca el respaldo de un amigo de confianza. En Santiago 5.6 leemos: «Confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz». (2) Bórralo. Con frecuencia, lo que nos hace sentir mal no es la ofensa como tal, sino la culpa y el estrés asociados con el recuerdo de nuestras acciones. ¡El problema es nuestra reacción! Recordar a menudo nuestros fracasos no nos ayuda para nada y desilusiona a Dios. Así que cuando te sorprendas haciéndolo, ¡aprieta el botón de borrar! Enfócate en que Dios te ha perdonado y déjalo atrás. En Efesios 1.7 leemos: «En él tenemos… el perdón de nuestros pecados». (3) Reemplázalo. En lugar de la culpa, escoge la gratitud. No es difícil hacerlo; simplemente comienza a reflexionar en la bondad de Dios. Fue lo que hizo David. Él escribe en Salmos 103.2-4: «Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias; el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias». Cuando comiences a buscar, encontrarás muchas razones para dar gracias a Dios.

Con frecuencia, lo que nos hace sentir mal no es la ofensa como tal, sino la culpa y el estrés asociados con el recuerdo de nuestras acciones.


Si vives en EE.UU. y deseas recibir este devocional "Una Palabra para Ti Hoy" en español o en inglés puedes llamar al 800-856-6159.

DEJA UN COMENTARIO

180

El Señor te perdona

Enlace
Acerca del Programa
-