Dios tiene un plan para nuestra vida, pero necesitamos metas que nos ayuden a mantenernos en el camino correcto.

Génesis 24

Dios tiene un plan para nuestra vida, pero necesitamos metas que nos ayuden a mantenernos en el camino correcto (Ef 2.10). En Génesis 24, Abraham lo demostró bien. Conocía su meta, mantuvo la confianza, hizo un plan y estableció un calendario. Deberíamos seguir su ejemplo. Una vez que sepamos la dirección que Dios quiere que tomemos, debemos:

TENER UNA IDEA EXACTA DE LA META. Una misión definida nos ayuda a sopesar las oportunidades que Dios nos presenta.

TENER FE EN QUE TENDREMOS ÉXITO POR MEDIO DE CRISTO. Debemos mirar el futuro a la luz de la presencia de Dios en nosotros, de sus recursos inagotables y de sus promesas (Fil 4.19; 2 Co 1.20).

DESEAR CUMPLIR EL PLAN DE DIOS. Su amor sacrificial y eterno nos motiva a permanecer en el camino que ha fijado para nosotros (1 Jn 4.9-11).

FIJAR UNA LÍNEA DE ACCIÓN. Trate de dividir una meta grande en tareas más pequeñas, y cubra cada paso con la oración que busca con fervor la instrucción de Dios.

ESTABLECER UN CALENDARIO. Las fechas nos ayudan a avanzar, y pueden ser ajustadas a medida que cambien las circunstancias.

¿Se está moviendo paso a paso hacia el propósito que Dios le tiene? Si no tiene la seguridad de cómo hacerlo, ore en búsqueda de sabiduría divina.

Devocional original de Ministerios En Contacto

148

Las metas y el plan de Dios

| Blog |
Enlace
Acerca del Programa
-