El corazón del intercesor es una fuente de vida para cada oración que se hace. Debemos cuidarlo y mantenerlo sano para que la intercesión, el clamor que sale de nuestros labios no este filtrado ni permeado de amargura, rechazo, sino más bien de la vi 1231

Read more